Memorias desterradas. Mínimas sobre La noche oscura del Niño Avilés



Download 46.83 Kb.
Date29.04.2016
Size46.83 Kb.
“Memorias desterradas. Mínimas sobre La noche oscura del Niño Avilés de Edgardo Rodríguez Juliá”

Gabriela Tineo


“[L]a historia que deseamos, que soñamos, que inventamos y falsificamos los escritores -afirma la boricua Ana Lydia Vega (30) aludiendo a la ‘pasión de historia’ inherente a la narrativa puertorriqueña de las últimas décadas- puede de alguna extraña manera colmar las expectativas de un público tan sediento de epopeyas como privado de referencias historiográficas concretas.”

Tal parece ser el propósito perseguido por Edgardo Rodríguez Juliá en su producción temprana. Crítico ante los vacíos de la historiografía que sirvió a su formación -encaramada en el procerato y la descripción de acontecimientos desarticulados- y deudor de las perspectivas de análisis abiertas por la renovación teórica y metodológica de la “nueva historiografía”1 sobre los años setenta, encuentra en el repliegue de sus textos hacia el siglo XVIII, el movimiento propicio para alterar los contenidos de una memoria histórica vertebrada en torno a la carencia cuando no a la inexistencia de una vigorosa épica fundacional de la historia colectiva de Puerto Rico.



La noche oscura del Niño Aviles (novela de 1984), primer eslabón de una trilogía aún inconclusa -Crónica de Nueva Venecia-, recala en aquel siglo donde germinan los primeros indicios de la conciencia isleña -la puertorriqueñidad- y edifica una versión de los orígenes disidente de la versión oficial pues ficcionaliza un pasado sino glorioso no exento de heroicidad.

Si en Puerto Rico, cuya sujeción a la corona española habrá de mantenerse hasta fines del siglo XIX, no hubo grandes levantamientos de esclavos y las revueltas lejos estuvieron de ser exitosas,2 La noche oscura arremete sobre esa debilidad activando una operación contrafactual de alcances profundamente reparadores. Visitados de soslayo por la historia oficial, el mundo negro, cimarrón y las rebeliones de esclavos, cobran un protagonismo inusitado. Se transforman en los epicentros desde los cuales se trama una fabulación de los orígenes isleños nutrida de contenidos utópicos.3

La emulación de los procedimientos de la investigación histórica constituye el punto de partida de este ejercicio. Así como la “nueva historiografía”se vale del documento, transformándolo en materia prima de sus renovadas especulaciones, la novela ensambla fuentes verídicas con inventadas, sometiéndolas a un proceso de ficcionalización destinado a asignarle un lugar de privilegio y a conferirle sustancia épica a ese mundo escamoteado o suprimido, a ese “eslabón perdido de nuestra cultura” (Ortega, 140), como define metafóricamente Rodríguez Juliá, el mundo del mulataje y del negro.

Desde el “Prólogo”, La noche oscura emplaza a un historiador ficticio, Alejandro Cadalso, quien exalta el hallazgo, en 1913, de una colección de crónicas y un retablo de miniaturas que prometen el desocultamiento de un capítulo oculto de la historia de Puerto Rico: aquel en que acontece la fundación de una ciudad lacustre -Nueva Venecia- en la plaza fuerte de San Juan Bautista, por obra del “canónigo heterodoxo y protegido de los Obispos Larra y Trespalacios” (ix)- el Niño Avilés. Este episodio que, nos anticipa Cadalso, desocultarán las crónicas, no se relata en esta primera parte de la trilogía .4 Sin embargo, la “ciudad libertaria y utópica” del Avilés, emblema de la esperanza de negros, cimarrones, libertos y jornaleros que huían del régimen opresivo español, gravita como una presencia constante en torno de la otra urbe sobre la cual se traman las cuarenta y ocho crónicas y documentos eslabonados en la novela: el reino negro, la ciudad de las Quimbambas. De este modo, el “esfuerzo libertario” de Avilés (xii) se afilia en retrospectiva con el que impulsa al caudillo Obatal en la edificación ese reino y ambos, a su vez, antagonizan con el que alienta el accionar coercitivo de quienes desde el poder -el obispo, los militares españoles, los mercenarios ingleses- logran derrumbarlos. En consonancia con esta perspectiva genealógica, las ciudades utópicas exhiben sus parentescos. La de las Quimbambas, cuya existencia corroboran las crónicas y testimonios encadenados en la novela, y Nueva Venecia, tan sólo reconstruida por los documentos citados en el “Prólogo”, pueden ser reconocidas, respectivamente, como el intento fracasado y la concreción efímera del sueño por hallar el espacio perfecto.

El archivo cronístico y testimonial que el historiador despliega con minuciosa precisión bibliográfica para dar a conocer la gesta revolucionaria y exitosa de “los hijos de Obatalá y Ogún”, no tiende a la construcción de una versión unívoca sobre los hechos.4 Pone en debate interpretaciones disímiles sobre los mismos acontecimientos, cuestionando la existencia de una “verdad” y erigiendo la virtualidad como zona donde anida lo posible, en cantera promotora de figuraciones menos interesadas en aproximarse a lo que el pasado fue que a lo que el pasado pudo haber sido. En términos de Hyden White, urdida a través de figuraciones que activan “la posibilidad de cambiar el pasado [...] del que uno ha descendido realmente por un pasado del que uno hubiera deseado descender” (161).

Y es que en verdad, La noche oscura del Niño Avilés fecunda un imaginario cimentado en el deseo, en el sueño de construcción de un espacio perfecto, por libertario, aun cuando el modelo utópico que lo impulsa conduzca irremediablemente al fracaso. No obstante la fugacidad en que se cristalizan los sueños de Avilés y Obatal sus figuras crecen en dimensión épica. Desafían la intransigencia de los controles políticos y religiosos impuestos por el orden colonial para canalizar la esperanza de la multitud de hombres y mujeres que los siguen, anhelantes de un futuro emancipado de la represión “de godos y sambenitos” (XIV). Edifican ciudades que burlan las persecuciones esclavistas e inquisitoriales: recintos desconocedores del pecado, libres por el goce de los cuerpos, los placeres del paladar, las prácticas religantes de sistemas de creencias sincréticas y el contacto vivificante con la naturaleza del trópico.

Nueva Venecia y la ciudad de las Quimbambas no son, pues, lugares exentos de signos de identificación histórica precisos. Por proyectarse sobre el horizonte imaginario que alimenta la huida hacia la libertad, delatan su condición cimarrona y reenvían al palenque.5 No porque sus paisajes se asemejen. Sino porque sus enmarañadas arquitecturas, hechas de torres, edificios imponentes, canales, puentes y espirales, delatoras de su eficacia defensiva, y la temeridad y repulsión que despiertan en el invasor blanco el tronar de los tambores y los cuerpos negros y mulatos corrompidos por el pecado, enlazan alegóricamente la ciudad del Avilés y el reino de Obatal con aquel modelo excluyente de comunidad transgresora del Caribe colonial. Tanto los cronistas defensores de la tesis de la existencia de Nueva Venecia como los que intentan descifrar los enigmas arquitectónicos del Pandemónium negro, actualizan a través de los efectos provocados por el sonar estruendoso de los cueros, los vestidos, adornos y ritos guerreros, la exacerbación de los sentidos y los comportamientos sexuales, el miedo que engendraban la fundación o la mera posibilidad de existencia de las comunidades cimarronas en la sociedad esclavista. Verdaderos “fantasmas”6 (Carrera Damas, 91) por atentar contra la continuidad de la trata y ser representativas de todo aquello que en la plantación podía ser reprimido o castigado, estas comunidades resultaban peligrosas ante la autoridad colonial. En la novela, el palenque deja de ser ese “fantasma” que la tutoría reguladora del Estado, la vigilancia represiva y el adoctrinamiento religioso buscó desterrar. Se encarna en Nueva Venecia y el reino negro, burlando las persecusiones esclavistas e inquisitoriales y desbaratando el perfil de bastión militar de San Juan Bautista para redoblar, desde ambos movimientos, la operación contrafactual que impulsa, como lo señalamos, el ordenamiento y la significación de los hechos en la novela. Es que las ciudades construidas al final del itinerario de quienes buscan la libertad, no se asientan, como los palenques, en las rutas abiertas por el escape de la plantación, esto es, lejos de los centros administradores del poder, el control y la punición de los actos de rebeldía o de fuga. Avilés establece la ciudad lacustre en los alrededores de las fortificaciones centenarias de San Juan, en esos terrenos aledaños al recinto murado que hasta el siglo XIX permanecieron sujetos a las rígidas prescripciones de la plaza militar y Obatal transforma en ciudad de las Quimbambas la mismísima fortaleza de San Felipe del Morro, cuya reciedumbre defensiva repelió el feroz ataque inglés en 1797.7

Como espacios alternativos al impuesto por el régimen aplastante de la trata, las comunidades del escape significaban “la antiplantación y, por lo tanto, la[s] que había que desmantelar con mayor premura” (Benítez Rojo, 595). Ese es el destino en el que acaban los sueños de quienes siguen al caudillo negro en la novela. Sin embargo el ímpetu de su rebelión, que logra apoderarse de las monumentales defensas de piedra y argamasa, que resiste a la agresión externa amurallándose tras el rito, la danza y los toques del tambor,8 no es doblegado por el embate de fuerzas superiores en destreza guerrera y arrojo. Más que la valentía puesta a prueba en el campo de batalla, el factor que determina la derrota de las huestes negras -asidas a “reinos de fantasía” (54) y debilitadas por la pugna entre sus caudillos- es el aprovechamiento estratégico de la ausencia de un plan ordenador que guíe sus movimientos. La infantería de Trespalacios vence y reconquista la plaza, conjura “los demonios mágicos” (329) que se habían apoderado de la ciudad para restituirla como “habitáculo de la fe” y “redimida carcelera de la esperanza” (328).

Nueva Venecia también sucumbe ante el poder colonial, esta vez, aliado con mercenarios ingleses. Pero no es la destrucción de su arquitectura “imponente” (x) el último golpe mortal que persiguen asestarle sus detractores. En el “Prólogo”, recordemos, se afirma que a su desaparición física del paisaje de los caños cercanos a San Juan, le sucede el denodado esfuerzo de gobernantes e inquisidores por erradicarla de la memoria colectiva. Voluntad que, también sabemos desde el principio, no se consuma plenamente. Más de un siglo después de la quema de los documentos probatorios de su existencia, ordenada por el Cabildo y el Santo Tribunal, aquel “fantasma del libertinaje y la traición” (xiii) vuelve redivivo.9 A través del duelo de versiones sobre la fundación -real o apócrifa- de la colonia libre, desatado por el hallazgo de las pinturas y crónicas salvadas de la “santa orden” (xiii), La noche oscura actualiza, en su instancia preliminar, la lucha de poderes que entraña la historiografía, la incidencia de las coordenadas que cruzan el presente desde el cual se esgrime una representación del pasado y las estrategias de las que se vale el discurso de la historia para modelar los recuerdos y los olvidos colectivos.

La pugna entre defensores y detractores, entre quienes la designan “bendita ciudad” (x) o “magnífica visión” (xv) y entre quienes la estigmatizan “como peste feroz para los ojos y el alma” (xiv), es recobrada por el prologuista no sólo para anticipar el destino y el doble signo de la ciudad -“angelical y demoníaco”, x- que luego corroborarán los documentos. La puesta en escena de esa controversia sirve al historiador para posicionarse y postular su interpretación sobre las razones que determinaron la expulsión de la ciudad lacustre de la memoria colectiva: “Nueva Venecia desaparece de la historiografía por decisión de las autoridades coloniales del siglo pasado. La presencia de aquella ciudad libertaria y utópica [...] debió resultar inquietante para un régimen español amenazado por el esfuerzo libertario de Bolívar” (xii). De la leyenda negra que la trae al presente desde los tiempos de la colonia convertida en “Pandemonium de [...] herejías y exaltaciones demoníacas” (xiii), exhuma, finalmente, la causa verdadera que había decretado la urgencia de su olvido: “Era el miedo agazapado, tanto en el colono como en el colonizado, el riesgo inherente a todo esfuerzo libertario, el peligro implícito en cualquier dominación” (xiii). Así, tras el enjuiciamiento a la imposición del olvido como mecanismo legitimador de un proyecto abocado a la preservación de la “leal y católica plaza” (xiii) bajo la tutela de España, Cadalso reflexiona sobre la incidencia del poder político en la construcción de la memoria histórica, justifica su labor revisionista y exalta los alcances desocultadores de la novela. Al radicar en el peligro que representaba para los intereses del Estado, la Iglesia y la burguesía criolla, la existencia de “aquel recinto donde Avilés pretendió fundar la libertad” (xii), delega en La noche oscura la fuerza probatoria de un pasado alterno. Un pasado disidente de la versión oficial, donde Nueva Venecia -“ciudad que redime nuestra historia y fundamenta nuestra esperanza” (xii), manifiesta- se erige en sitio convocante de una genealogía reparadora.10

Sin embargo, articuladas en la coyuntura puertorriqueña, la utopía y la visión heroica se conjugan y someten a reacomodaciones donde resuenan las contradicciones del presente. La “ilusión retrospectiva” (Balibar, 135) sobre la que descansa La noche oscura rezuma, así, la fuerza subvertora y crítica con que esa visión restitutiva del pasado en clave épica impacta sobre las irresoluciones de la experiencia histórico-política isleña del siglo XX y lo que va del XXI. Desde las controversias de este tiempo marcado por el afianzamiento del colonialismo y la añoranza de un pasado proveedor de mitos fundacionales, la lucha por la libertad o, aun desde su naturaleza abortada, el intento por fundar un proyecto alternativo al impuesto refractan sobre la actualidad y el porvenir isleños. Son los puentes que enlazan el presente con el pasado, tal vez para contraponer la ausencia de una fuerza social efectivamente capaz de conjurar la debilidad o la dependencia de uno con la aspiración libertaria y los ímpetus revolucionarios -aunque frustrados- del otro. O tal vez, para hallar en la fabulación de esos orígenes heroicos, la posibilidad de imaginar otro destino

Bibliografía


Aínsa, Fernando (1991). “La nueva novela histórica latinoamericana”. Plural.

(1997). “La marcha sin fin de las utopías en América Latina”. Exégesis. Año 10, nº 29.

Anderson, Benedict (1993). Comunidades imaginadas. Reflexiones sobre el origen y la difusión del nacionalismo. México: F.C.E.

Balibar, Etienne (1991). “La forma nación: historia e ideología.” Balibar Etienne y Wallerstein Immanuel. Raza, nación y clase. Madrid: Alianza, IEPALA.

Benítez Rojo, Antonio (1989). Niño Avilés o la libido de la historia”. La isla que se repite. El Caribe y la perspectiva posmoderna. Hanover: Ediciones del Norte.

Carrera Damas, Germán ( 1977). “Huida y enfrentamiento”. África en América. México: Siglo Veintiuno.

Castro Arroyo, María de los Ángeles (1999). San Juan de Puerto Rico. La ciudad a través del tiempo. Departamento de Cultura. Municipio de San Juan.

González, Aníbal (1986). “Una alegoría de la cultura puertorriqueña. La noche oscura del Niño Avilés”. Revista Iberoamericana. Nº 53.

González, Rubén (1997). La historia puertorriqueña de Rodríguez Juliá. Río Piedras: Editorial de la Universidad de Puerto Rico.

Ortega, Julio (1991). Reapropiaciones: cultura y nueva escritura en Puerto Rico. Río Piedras: Editorial de la Universidad.

Rodríguez Juliá, Edgardo (1984). La noche oscura del Niño Avilés. Río Piedras: Huracán.

Silén, Juan Ángel (1980). Historia de la nación puertorriqueña. Río Piedras: Editorial Edil Inc.

Vega, Ana Lydia (1995). “Nosotros los historicidas”. Silvia Álvarez Curbelo, Irma Rivera Nieves. Eds. Historia y Literatura. San Juan: Postdata.

White, Hyden (1992). El contenido de la forma. Narrativa, discurso y representación histórica. Barcelona: Paidós.



Zanetti, Susana (1994). “Las historias fingidas en La noche oscura del Niño Avilés”. Estudios. Revista de Investigaciones Literarias. Año 2, nº 4.


1 Al hablar de “nueva historiografía” aludimos a la corriente del discurso historiográfico que renovó los paradigmas de la disciplina, buscando abrir nuevas perspectivas de análisis, capaces de posibilitar el entendimiento y la reconstrucción del pasado, desde un posicionamiento dirigido a redefinir, fundamentalmente, el rol del intelectual y de la memoria histórica en el contexto de la dependencia colonial. Son representantes de esta corriente, entre otros, Gervasio García, Fernando Picó y Ángel Quintero Rivera.

2 En el Caribe insular, con la única excepción de Haití (1804), las luchas emancipatorias no alcanzan resoluciones inmediatas a corto plazo; logran el éxito en el tiempo histórico de larga duración por el hecho de articular -desde abajo- el lento proceso que conduce a la abolición de la esclavitud. Antigua (1728 y 1737), Haití (1724, 1730, 1734 y 1740), Sanit John (1733), Saint Kitts (1735 y 1770), Yare (1745), Jamaica (1754, 1760 y 1769) y Tobago (1770 y 1771). Debemos tener en cuenta, además, los destiempos en que articula el sistema económico directamente sujeto a la trata negrera. Mientras que en La Española este régimen de producción se implementa desde principios del siglo XVI, no será hasta finales del XVIII que España emprenda la politica de plantación en Cuba y Puerto Rico. Si bien en Puerto Rico hubo rebeliones, no se ha registrado un levantamiento generalizado como en otras islas. Una de las interpretaciones históricas radica las causas de este fenómeno en la distribución geográfica de los esclavos, en la numerosa población de negros y mulatos libres, y en la existencia de propietarios pardos, mulatos y negros. Véase Silén.

3 La crítica coincide en señalar que las proposiciones utópicas que encauzan dichos contenidos no suscriben a los modelos de las utopías del siglo XVIII. Leída como “antiutopía” (González) por carecer de forma, como “heterotopía” por desear “la liberación general del ser” (Benítez Rojo), o como anhelo que diseña un “espacio donde la utopía más que proyecto es quimera, y quimera destruida” pues “no se aviene al ordenamiento que la razón supone” (Zanetti), lo cierto es que la aspiración libertaria de Avilés y el caudillo negro activa un “entusiasmo vital” (Aínsa) que se opone a la formalización de mundos posibles con arreglo a una perspectiva asociada con la causalidad histórica, el porvenir y el progreso.

Recordemos que La noche oscura del Niño Avilés y El camino de Yyaloide (Grijalbo, 1994) constituyen la primera y segunda parte del corpus que ha sido anunciado como una trilogía , Crónica de Nueva Venecia.

4 El “Prólogo” es ejemplar en ese sentido. No obstante su férrea convicción acerca de la existencia de Nueva Venecia, Cadalso pone en cotejo versiones que la niegan, delegando en el lector la facultad de dirimir la verdad: “¿Existió Nueva Venecia? Ahora le corresponde al lector otorgar su fallo, resolver tan largo litigio...” (xvii).

5 El palenque era la comunidad creada y habitada por los negros fugados de las plantaciones.

6 Desde la perspectiva de la autoridad colonial, la ciudad lacustre mantiene este sentido. Así la define Don Alejo Palacios, Redactor de Gobernación, cuya acta notarial es citada en el “Prólogo”: “fantasma del libertinaje y la traición” (xvi).

7 La construcción en las zonas defensivas demarcadas por las fortificaciones se mantuvo vedada, hasta entonces, a toda obra de carácter permanente. Sólo era posible asentar en ellas sembrados para el abastecimiento de la ciudad y escasos bohíos. Véase Castro Arroyo. La eficacia de las defensas quedó probada ante la escuadra británica que intentó invadir San Juan. Los ingleses adjudicaron el fracaso del ataque a las estructuras levantadas en las costas de la ciudad.

8“Las celebraciones de los negros se convirtieron en la mejor defensa de la ciudad”, 44

9 Afirma Cadalso: “Nueva Venecia ha vuelto a nosotros, sus asombrosos canales evocados en los lienzos de Silvestre Andino, comentados sus laberintos morales y teológicos en estas crónicas de la colección Pedreira”. (xvii).

10 Como dijera Anderson, de esa trama repositoria de amnesias que labran las narrativas históricas para garantizar el trazado ulterior de las genealogías de las naciones.

4







Share with your friends:




The database is protected by copyright ©essaydocs.org 2020
send message

    Main page