Los barrios de puerto rico historia y Toponimia



Download 87.14 Kb.
Date29.04.2016
Size87.14 Kb.


LOS BARRIOS DE PUERTO RICO

Historia y Toponimia





Rafael A. Torrech San Inocencio



Escuela Graduada de Administración Pública

Universidad de Puerto Rico – Recinto de Río Piedras



Publicado por la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades,

San Juan, Puerto Rico, 1999

Colección Dr. Arturo Morales Carrión
(En la Geografía Intuitiva) ese primer trazado del plano de la casa será el embrión de todos los trazados en que se ha de fundar el estudio de las formas. Al plano de la casa seguirán los del barrio y la ciudad, a éstos el de la provincia, que determinará el de las provincias limítrofes, por donde se llegará al plano nacional. La patria nacional es parte de un continente. Procediendo del mismo modo que se hizo para llegar al plano nacional, se llegará al continente. Desde éste se pasará al plano hemisférico, y se terminará en el planisferio. Entonces se empezará una serie de planos más correctos de la casa, ciudad, provincia y nación que contenga ya rasgos más completos....

Eugenio María de Hostos1
El maestro Eugenio María de Hostos, puertorriqueño y ciudadano de América, formuló el siglo antepasado una estrategia pedagógica en 35 lecciones para enseñar geografía. Partía Hostos de las mismas nociones intuitivas que le suministraban sus alumnos, para llevarlos de manera lógica de lo más próximo a lo más lejano: de la casa al barrio, de ahí a la ciudad, la provincia, la región, el país, el continente, y por último al mundo. Era conocer lo suyo para conocer mejor lo ajeno, en un esquema en donde el barrio era el puente fundamental entre el hogar y el mundo.2

Por mucho tiempo, en Puerto Rico hemos soslayado la importancia y significación histórica y antropológica de los barrios. Aunque conocemos los 78 municipios y su ubicación, poca gente visualiza un territorio nacional dividido en casi 900 núcleos compactos. Aunque cruzamos sus demarcaciones diariamente con muy poca certeza de dónde termina y dónde comienza cada barrio, los barrios siguen siendo la evocación más íntima de pertenencia entre los puertorriqueños, la unidad mínima e indivisible de comunidad y vecindario, el mundo inmediato una vez se cruza el umbral externo de la puerta del hogar.

Mis investigaciones enfocan varias de estas interrogantes sobre los barrios. En ausencia de certezas absolutas, propone que nuestros barrios son un legado latente de un Puerto Rico muy antiguo, abrumadoramente rural, que muestra las señas de una historia pequeña y localizada, pero no por esto menos importante y relevante a la historia nacional. Pero sobre todo, convida a comunidades, escuelas y grupos interesados a reconstruir la historia de Puerto Rico y de sus comunidades barrio a barrio, nombre a nombre.

Los barrios son el legado presente de algunas de las más antiguas divisiones territoriales de Puerto Rico. Fueron demarcación esencial para cuadricular el entorno colonizado y reflejaron el interés y la ansiedad del Estado Español de hacerse presente en la vida cotidiana de los moradores de Puerto Rico. Pero además, los nombres de los barrios son un importante documento para explorar la poco documentada historia rural y la historia puertorriqueña de los Siglos XVI, XVII y XVIII, que por mucho tiempo creímos perdida.

Como nos enseñó Marc Bloch, los nombres de los barrios sirven para recorrer la línea de los tiempos en sentido inverso.3 Sus topónimos –nombres propios de lugar-- reflejan la flora, la fauna, las topografías e hidrografías de la antigüedad; trazan contornos borrosos de viejos hatos, cotos, haciendas e ingenios; proyectan patrones de colonización y de explotación de la tierra; reafirman diluidas herencias y persistencias indígenas; y exhuman remotos colonizadores para develarnos su hablar, sus costumbres, sus imperativos, sus devociones, y por qué no, sus mentalidades.

Dentro de las limitaciones de esta ponencia, apenas podremos bosquejar algunos de estos elementos, que se tratan con más detalle en el libro. Pero queremos que este bosquejo trasmita nuestro entusiasmo por redescubrir este cimiento omnipresente de nuestra historia, a revalorarlo como reflejo de nuestra evolución histórica, social y cultural, y a establecer paralelos que correspondan a sus naciones, según les sea viable.

Los barrios rurales de Puerto Rico no emergen formalmente hasta principios del Siglo XIX. Aunque hay constancias muy antiguas de los barrios urbanos: los barrios intramuros de San Juan del Siglo XVI (San Juan, San Francisco, Santo Domingo y Santa Bárbara) y los extramuros de Siglo XIX (La Puntilla y Puerta de Tierra) no es hasta la Constitución de Cádiz y la Primera Diputación Provincial que hallamos las primeras menciones y enumeraciones de los barrios constitutivos de los pocos pueblos de entonces, que no pasaban de cincuenta.

Antes de 1812, en las crónicas de gobernadores y oficiales españoles, y en las reseñas de los obispos y otros religiosos, la referencia usual era a “sitios” y no a barrios. Por ejemplo, en el Siglo XVII se informaba de un grupo de canarios que labraban cacao en el sitio de Sabana Llana, antecedente del barrio de San Juan. El sitio no era un poblado ni una aldea, era meramente un lugar que por alguna razón había desarrollado un carácter propio --ya no genérico-- y por tanto mereció un topónimo o nombre de lugar particular. Su evolución a pueblo fue muy variable.

Además de “los sitios” estaban “los pasos” o los puntos donde franquear los ríos con mayor facilidad. Los pasos fueron muy importantes en una época de pocos poblados, vida rural y precarias vías de comunicación. Por ejemplo, el paso que estableció Pedro Rodríguez de Guzmán a fines del Siglo XVI en el Río Baramaya --en lo que entonces aún no era aún el poblado de Ponce-- se conoció localmente como el Paso del Portugués, por el origen de la familia del poblador. Con el tiempo, el paso denominó al río que hoy conocemos como Río Portugués, y el río al actual barrio Portugués de Ponce.

Hasta ahora, creemos que la función formal inicial de los barrios fue representativa, como unidades para elegir compromisarios para seleccionar un Diputado a Cortes. Caída la Constitución, los barrios persisten como comarcas funcionales para fijar y ejecutar la derrama para el cobro de los impuestos. Más tarde, se vinculan a los intereses de seguridad anti-separatista de los gobernadores españoles, y como territorios de influencia y control de los notorios alcaldes o comisarios de barrio, cuya importancia histórica reclama más atención.

A esos efectos, los cabildos de Ponce y Caguas nos ofrecen las primeras menciones conocidas de barrios rurales y de sus regentes o encargados inmediatos (los alcaldes de barrio). En enero de 1814, el Cabildo de Ponce menciona por primera vez los barrios rurales por nombre propio, con el fin de nombrar encargados para supervisar la matanza de reses en cada una de las localidades; y el próximo mes (febrero) instruye a los "encargados de los barrios" a hacer una lista de los niños "sin escuela y sin aplicación", "a compeler a sus padres a mandarlos", y a identificar un individuo capaz en cada barrio para que sirva de maestro.4 Por su parte, el Cabildo de Caguas --también en enero de 1814-- discute las funciones que habrán de desempeñar los alcaldes de barrio, menciona los barrios rurales por nombre propio, y procede a elegir siete alcaldes de barrio.5 En enero de 1813 el Cabildo de Ponce acusa recibo de dos pliegos --presumiblemente de la Diputación Provincial-- donde se transcribe el método de hacer los repartos de contribución, y donde se pide un detalle general de los diversos barrios.6

En 1814 el absolutismo regresó a España, y en 1815 el Cabildo de Ponce nombra representantes de cada barrio para la recaudación de las rentas reales, según dispuestas para cada partido.7 Los barrios prevalecen bajo el absolutismo como parte de un imperativo tributario: eran útiles para la captación de tributos. Esta función tributaria estrecha aún más el vínculo funcional que señalaremos en más detalle adelante entre los barrios rurales y los antiguos hatos. Los hatos se censaban en el Siglo XVIII para fijar la obligación a la pesa o abasto forzoso --un tributo principalmente en reses, proporcional a su extensión y riqueza-- para sostener a la tropa.8

No es hasta la publicación en 1831 de las Memorias, Geográficas, Económicas y Estadísticas de la Isla de Puerto Rico de Pedro Tomás de Córdova que se cuenta con una cónica detallada de los barrios de Puerto Rico.9 Además de hacer una relación pueblo por pueblo, Córdova establece que, para la "visita" del Gobernador en 1824, la Isla contaba con 497 barrios, la enumeración más antigua de barrios rurales que hemos localizado hasta ahora.10 En algunos pueblos, la crónica de Pedro Tomás de Córdova también menciona la presencia de alcaldes de barrio.11 Aunque en su descripción del gobierno general de los pueblos, Córdova enumera una serie de funcionarios y sus responsabilidades, no menciona a los alcaldes de barrio ni sus funciones.12

La aparición de los barrios está vinculada con la evolución del régimen municipal de Puerto Rico. Los antiguos cabildos o consejos municipales, instituidos en 1523, y constituidos sólo por San Germán y San Juan hasta entrado el Siglo XVII, habían hecho del alcalde una especie de administrador y juez local, con funciones que se habían ido ampliando con el tiempo llegando, por ejemplo, a incluir encarcelamientos sumarios por contrabando a mediados del Siglo XVIII.13 Según se multiplicaban los pueblos o partidos --y según crecía su población-- muchas de estas responsabilidades habrían de ser compartidas y delegadas a los alcaldes de barrio, en el preciso perímetro de la jurisdicción a su cargo. Los alcaldes o comisarios de barrio fueron una especie de funcionario de segunda clase --posiblemente en desempeño a tiempo parcial y casi honorífico-- a través del Siglo XIX. Sin embargo, esta condición no menoscaba la importancia de sus funciones.

Las funciones precisas de los alcaldes o comisarios14 de barrio aparecen de forma explícita en 1824, en el Bando de Policía y Buen Gobierno del Gobernador Miguel de la Torre, y en 1849, en la Real Orden para el Régimen de Jornaleros de Puerto Rico y en la nueva versión del Bando de Policía y Buen Gobierno.15 Estas normas nos proveen una perspectiva amplia de la jurisdicción del alcalde de barrio y sus funciones, al menos desde la óptica del poder central. Inclusive, ya para 1849 es obvio que el alcalde de barrio ha asumido funciones antes reservadas exclusivamente al alcalde de pueblo o partido, dentro de su barrio.

En Cuba se articuló un reglamento detallado sobre las responsabilidades de los comisarios de barrio y se levantó un inventario de barrios como anejo.16 Este extenso documento establece atribuciones muy precisas a los alcaldes de barrio cubanos --a menudo similares y hasta idénticas a las funciones locales de los Bandos de 1824 y 1849-- pero en Cuba asignadas explícitamente a los alcaldes de barrio. Entre sus responsabilidades estaba "proteger la seguridad individual y las propiedades de los vecinos"17, asegurar entero y puntual cumplimiento de las órdenes; velar la conducta de sus vecinos; procurar la vida en paz y subordinación y en espíritu de ayuda mutua en sus necesidades; evitar disputas; y hacer "cuanto toca a un buen padre de familia con sus hijos", entre otras.18 El detalle de las funciones de los alcaldes de barrio cubanos nos permite percibir mejor la amplitud de las tareas que se suponía que hicieran sus contrapartes puertorriqueños.

Como resultado, durante la primera mitad del Siglo XIX, los barrios eran claramente una jurisdicción para administrar la justicia, recaudar impuestos y arbitrios, ejecutar leyes y reglamentos, y procurar orden y seguridad pública. Los barrios ya constituían áreas discretas de servicio, tributo y seguridad, y mediante los alcaldes de barrio, se aseguraba la presencia omnipresente de los intereses del Estado en la vida cotidiana de las comunidades rurales.19

Concurrente con la evolución de las tareas de los alcaldes de barrio, hay un imperativo de crecimiento poblacional y de aumento en el número de barrios. Varias fuentes nos permiten contabilizar el crecimiento en el número de barrios en último siglo y medio: Pedro Tomás de Córdova en 1832, las descripciones topográficas de los Ayuntamientos entre 1846-1854; Manuel Úbeda y Delgado en 1878; Cayetano Coll y Toste en 1899; la Junta de Planificación en 1948; y el Censo Federal en 1990 proveen los datos básicos para este análisis. La Tabla 1 resume este proceso de crecimiento, basándose en estos datos y en una relación longitudinal por municipio.20


TABLA 1


COMPARACION DEL NUMERO DE BARRIOS POR MUNICIPIOSDE

1832, 1846-54, 1878, 1899, 1948 Y 1990


AÑO

1832

1846-54*

1878

1899

1948

1990

Total de Barrios

490

630

841

853

897

899

Esta categoría comprende varios años.21
La Tabla 1 demuestra un crecimiento acelerado en el número de barrios durante la parte media del Siglo XIX, con un aumento de 72 por ciento (351 barrios) en los 56 años entre 1832 y 1878. El aumento en el número de barrios es consistente con el precipitado crecimiento poblacional de Puerto Rico durante el mismo período.22 De 1878 en adelante, el crecimiento fue más discreto.

Varios casos documentados en el libro demuestran que la subdivisión de un barrio --y la consecuente creación de otros nuevos-- dependía de que fuera viable para su alcalde supervisarlo. No ser viable era suficiente causal para su subdivisión, por lo que el período de mayor crecimiento poblacional es también el de mayor aumento en el número de barrios. A fines de siglo se autorizó el nombramiento de dos comisarios por cada barrio, ante la imposibilidad de seguir creando barrios para adaptar la jurisdicción a las posibilidades del funcionario a cargo.23

Aunque hemos documentado como los barrios evolucionaron y se formalizaron en el Siglo XIX, sus nombres y parte de sus perímetros son mucho más antiguos. Postulamos que los antecedentes geográficos y toponímicos de buena parte de los barrios rurales24 de Puerto Rico –y algunos de sus municipios25-- son los hatos y criaderos de la antigüedad, y sus correspondientes hatillos o subdivisiones. Por tanto, los barrios son una fuente crucial para inferir y reconstruir los rasgos geográficos de los primeros siglos de la colonización.

Según las crónicas, la esperanza de enriquecimiento mediante la explotación del oro y otros minerales se desvaneció rápidamente en Puerto Rico. A eso se sumó --a inicios del Siglo XVII-- la extinción de la mano de obra indígena.26 Con el tiempo, la actividad productiva de los nuevos colonos se definió en dos vertientes principales: las estancias dedicadas a la producción agrícola; y los hatos y criaderos dedicados primordialmente a la ceba de ganado.

En general, los hatos eran fincas de vasta extensión territorial y de escasa población, en comparación con las haciendas y las estancias.27 Sin embargo, la productividad relativa de una cuerda de labranza era mucho mayor que una de hato ganadero. Por tanto, se achaca a los hatos inhibir el desarrollo agrícola de la Isla al acaparar grandes extensiones de terreno productivo en actividades de rendimiento marginal, aparte de la sospecha latente de que sus productos se prestarán para al floreciente contrabando.28 Por esa razón --según avanzaba el Siglo XVIII-- los latifundios "hateros" se perciben como obstáculos para el desarrollo de una agricultura de exportación en Puerto Rico.29 A fines del Siglo XVIII, las políticas de la Ilustración sellaron el destino de los hatos, procediéndose a su sistemática demolición en aras de una mayor productividad agrícola, derivándose del proceso un abasto de tierra para repartos que eventualmente constituyó un incentivo providencial para la implantación de una Real Cédula de Gracias para Puerto Rico en 1815. Por tanto, mientras en las costas se demolían hatos para establecer estancias y poblados, se concedían títulos para nuevos hatos en el interior, ocupándose así gran cantidad de las llamadas tierras baldías, hasta entonces consideradas "monterías" o "hatos realengos".30

Nuestra tesis es que la configuración inicial de los barrios rurales de Puerto Rico, entre 1812 y 1832, guarda estrecha relación con la situación de hatos y hatillos entre 1775 y 1814. En otras palabras, que la unidad geográfica inmediatamente precedente a una cantidad considerable de barrios rurales fue el hato, cuyo nombre y perímetro sirvió para configurar y denominar los barrios rurales. Aclaramos que no todos los hatos, criaderos y hatillos evolucionaron en barrios rurales y que muchos antiguos topónimos de hatos, criaderos y hatillos han desaparecido o fueron sustituidos.

Los datos sobre hatos en la parte final del Siglo XVIII abonan a su posible vínculo con los barrios rurales. Por ejemplo, para 1765 Alejando O'Reilly informa de 269 hatos y criaderos.31 Una certificación del gobernador Miguel de Muesas en 1771 ofrece la cifra de 611 hatos.32 Sin embargo, el Informe del Cabildo de San Juan al Rey durante la gobernación de Muesas (1775) establece que había 234 hatos en la Isla (48 grandes, 80 medianos y 106 pequeños).33 Medio siglo más tarde, en 1824, durante la visita del Gobernador Miguel de la Torre al interior de la Isla, el número de barrios se precisa en 497, la tabulación global más antigua de barrios rurales que hemos podido localizar.34

Una de los rastros más contundentes de este vínculo territorial entre el hato y el barrio rural es la toponimia. Mediante los nombres de los barrios, hemos podido documentar que al menos 15 por ciento de todos los nombres de barrios de Puerto Rico son atribuibles a antiguos hatos, usualmente anteriores al Siglo XIX. Aparte de los hatillos, Hato Rey, Hato Nuevo, Hato Viejo, etc. quedan muchos otros rastros de los hatos en la cotidianidad. Por ejemplo, en Bayamón, los nombres de los barrios de Buena Vista, Guaraguao, Hato Tejas, Pueblo Viejo, Santa Olaya, Nuevo y Juan Sánchez son los legados de los hatos de la antigüedad.

En la mayoría de los casos, estos hatos ya existían y estaban denominados mucho antes de que se constituyeran los pueblos en donde hoy están ubicados. Esto en parte explica la gran incidencia de barrios con nombres idénticos a dos lados de un deslinde municipal. En Puerto Rico hay 44 pares de barrios que se llaman igual y que colindan, pero que están localizados en municipios aparte. En la colindancia entre Rincón y Aguada, por ejemplo, se suceden cuatro barrios: Río Grande, Cruces, Jagüey y Atalaya, que se repiten al otro lado del deslinde, y que colindan entre sí. Hay también tres tríadas de barrios homónimos colindantes: Susúa (Yauco, Guánica y Sabana Grande)35 Guanajibo (Mayagüez, Cabo Rojo y Hormigueros) y el barrio Beatriz, recurrente de forma colindante en los municipios de Caguas, Cayey y Cidra.

La toponimia nos ofrece muchas más pistas: Un treinta por ciento de todos los barrios rurales de Puerto Rico tienen nombres de origen indígena. Más aún, el 88 por ciento de todos los pueblos de Puerto Rico tienen al menos un barrio de topónimo indígena. En pueblos como San Germán predominan: Caín, Guamá, Hoconuco, Duey, Maresúa, Cotuí y Sabana. Según comentaba recientemente un eminente historiador puertorriqueño: a pesar de extinguirse, los indígenas aseguraron una presencia toponímica permanente en nuestra vida cotidiana.

Muchos barrios en Puerto Rico han sido denominados con nombres propios de personas, por lo que sus topónimos se definen como antropónimos.36 Algunos de estos nombres corresponden a los colonizadores: Entre ellos cabe destacar los antropónimos de los barrios Añasco37 (Añasco), Barrazas38 (Carolina), Guzmán39 (Río Grande), Juan González40 y Guilarte41 (ambos en Adjuntas), Juan Alonso42 (Mayagüez), Pedro Ávila43 (Cayey) y Quebrada Fajardo44 entre muchos otros. Otros antropónimos hacen referencia a los nombres de caciques, pobladores iniciales, antiguos moradores, dueños de hatos, agricultores, terratenientes, misioneros religiosos, militares locales y del extranjero, gobernadores, nobles, monarcas y figuras históricas de todo tipo.

Aparte de estas categorías, los topónimos de barrios también nos ayudan a reconstruir la flora y la fauna de la antigüedad, su representan el 27 y el 8 por ciento, respectivamente de los topónimos. Algunos topónimos congelaron en el tiempo imágenes de antiguas cosechas, como en los barrios Arrozal45 (Arecibo), Montones (Las Piedras) y Cacao46 (Carolina, Patillas y Quebradillas). Las especies extintas de nuestra fauna también están presentes en topónimos como Flamenco (Culebra)47 y Jácanas (Yabucoa).48

Del mismo modo, mediante los descriptores geográficos tanto topográficos como hidrográficos podemos captar algunas de las nociones y mentalidades de los primeros colonizadores al denominar lo que les rodeaba. En ocasiones, estos nombres tienen gran poder de evocación, creando imágenes visuales que reproducen el contexto físico del barrio, como en Atalaya (Rincón y Aguada).49 En algunos casos, estas imágenes han dejado de reflejar la actual realidad físico-topográfica del barrio –como Hoyo Mulas en Carolina o Sabana Yeguas en Lajas-- y constituyen un rastro histórico de su entorno físico original.50

Algunos topónimos de barrios de vínculo topográfico-geológico genérico no son evidentes a menos que se indague más a fondo el español medieval, las lenguas indígenas y los usos populares. Por ejemplo, un topónimo como Abra Honda (Camuy) no transmite de primera intención su vínculo topográfico.51 Algo similar sucede con topónimos como Alto Sano52 (Las Marías y San Sebastián), Apeadero53(Patillas), Carreras54 (Añasco y Arecibo), Cejas (Comerío)55, Corcovada y Corcovado56 (Añasco y Hatillo), Gato57 (Orocovis), Furnias58 (Las Marías), Pica59 (Jayuya) y Tibes60 (Ponce) entre otros muchos topónimos. Muchos topónimos no sólo preservaron las imágenes visuales que encontraron los colonizadores, sino también su forma de hablar y de describirlas.

En realidad, hay que aceptar que los barrios puertorriqueños son un anacronismo en la sociedad puertorriqueña del Siglo XXI. Como unidades administrativas y de prestación de servicios, perdieron su racionalidad hace mucho tiempo. Geográfica y demográficamente, los nuevos patrones de concentración poblacional y el desarrollo de infinidad de nuevas comunidades mediante parcelas, urbanizaciones, residenciales y repartos los han rendido obsoletos, y han llevado a sus propios moradores a subdividirlos y redenominarlos para atender mejor su conveniencia.

La importancia incesante de los barrios reside en su historia, que poco a poco comenzamos a definir. Los barrios son un vital puente entre el Siglo XIX y los siglos “en blanco” de nuestra Isla (siglos XVI, XVII y XVIII), de los que sólo se conocen las incidencias de un puñado de poblados incipientes. Los topónimos de los barrios, como herencia de los antiguos hatos y "sitios", son un espejo del ánimo del colonizador ante la gran empresa a la que se enfrentaba. Son su interpretación del carácter de la comarca, de los ríos, de los montes, de la flora y de la fauna, que personalizaba y animaba la soledad de su aislamiento. Reflejan su esperanza y su individualidad. Nos ayudan a reconstruir la soslayada historia rural, esa menos conocida, menos documentada pero más autóctona, por ser en la ruralía donde emergió la nacionalidad puertorriqueña.



1  Eugenio María de Hostos. Obras Completas, Volumen XX: Ensayos Didácticos- Tomo III (San Juan: 1969), págs. 14-15.

2 Ibid. págs 71-111, 86.

3 Marc Bloch. La Historia Rural Francesa (Barcelona: 1978), páginas. 32, 34 y 78.


4 Ilia del Toro Robledo, Actas del Cabildo de Ponce 1812-1823. (Ponce: 1993) págs. 29 y 32.


5  Bunker comenta que en sus investigaciones sobre la historia y los orígenes de Caguas no encuentra mención a barrios rurales --sí a parajes y a "sitios"-- antes de 1814. Los alcaldes de barrio de 1814 cubrían amplias jurisdicciones de más de un barrio. Entonces, Caguas también incluía los actuales municipios de Gurabo y Aguas Buenas. Oscar L. Bunker. Historia de Caguas (Caguas: 1975), págs. 163 y 265.

6     Ilia del Toro Robledo, op. cit., pág. 9.

7     Ilia del Toro Robledo, op. cit., págs. 55-56.

8     Aida Caro Costas, Legislación Municipal Puertorriqueña del Siglo XVIII (San Juan: 1971), págs. 48-50; Iñigo Abbad y Lasierra, Historia Geográfica, Civil y Natural de la Isla de San Juan Bautista de Puerto Rico (Río Piedras: 1979), págs. 109, 119, 121 y 198 y Lidio Cruz Monclova, Historia de Puerto Rico (Siglo XIX) (Río Piedras: 1977), Tomo I, págs. 13-14, 25 y 48.

9   Pedro Tomás de Córdova, Memorias Geográficas, Históricas, Económicas y Estadísticas de la Isla de Puerto Rico (San Juan: 1968),Tomo II, págs. 93-143.

10     Se requería a cada gobernador visitar "todos los términos de ciudad, villa o tierra que fuere a su cargo... y asimismo se informe de cómo son regidas las ciudades, villas y poblaciones". Pedro Tomás de Córdova, op. cit. Tomo IV, pág. 294; Joaquín Rodríguez San Pedro, Legislación Ultramarina Concordada y Anotada (Madrid: 1868),Tomo I, pág. 166.

11     En particular en Ponce, Hato Grande, Patillas y San Juan. Se destaca que sus barrios "...tenían sus alcaldes nombrados", lo que pudiera implicar una novedad, un requerimiento de reciente cuño o una práctica no necesariamente uniforme. Pedro Tomás de Córdova, op. cit., Tomo II, págs. 254, 331 y 281; y Tomo V, pág. 155.

12     Ibid., Tomo I, págs. 144-149.

13     Para 1846, el número de alcaldes se había ampliado para incluir a Mayagüez, Arecibo, Humacao, Ponce, Aguadilla y Guayama. Lucilla Fuller de Marvel y Escuela Graduada de Planificación, Universidad de Puerto Rico, Un Manual para la Planificación Municipal en Puerto Rico (Río Piedras: 1975), págs. 1-3 y 5.

14     El término se usa indistintamente. Para 1845 el comisario era "el funcionario municipal que graciosamente, sin devengar emolumento pecuniario alguno, ejercía ciertas funciones de alcaldazgo en el barrio o territorio de su domicilio bajo su jurisdicción." Generoso E. Morales Muñoz, Fundación del Pueblo de Cataño, (San Juan: 1946), pág. 68.

15     Bando de Policía y Buen Gobierno de 1824, en Cayetano Coll y Toste, Boletín Histórico de Puerto Rico, (San Juan: 1914) Tomo II, págs. 32-44; Real Orden del 27 de Septiembre de 1849 aprobando las instrucciones del Capitán General para el régimen de los jornaleros. El Bando de 1824 estuvo en vigor hasta que fue revocado por el Bando de 1849, que a su vez se sostuvo hasta 1869. Joaquín Rodríguez San Pedro, op. cit., Tomo I, págs. 395-420; Lidio Cruz Monclova, op. cit., Tomo I, pág. 291.

16     14 de noviembre de 1842. Joaquín Rodríguez San Pedro, op. cit., Tomo I, págs. 314-332.

17     "...es honrado y noble... sus personas y providencias deben ser respetadas y obedecidas, y para que todos los conozcan y no pueda alegarse ignorancia, usarán siempre en cualquier punto en que se hallen, casaca azul con vuelta, collarín y chupa encarnadas, botón dorado y bastón con puño de plata." Ibid., págs. 314-315.

18     Ibid., pág. 315.

19     En casos como el de Camuy, por mucho tiempo la denominación intra-municipal dominante fue la de "cuartel" en vez de barrio, lo que fortalece la función de seguridad pública de los barrios rurales de la Isla. Mateo de La Torre, "Descripción Topográfica del Pueblo de Camuy", 1846, Departamento de Obras Públicas, op. cit., págs. 72-80; Junta de Planificación, Mapa de Municipios y Barrios-Memorias Suplementarias (San Juan: 1949-1957, Núm. 17, págs. 7-8.

20     La relación longitudinal del número de barrios por municipios se incluye como Apéndice 2 en: Rafael A. Torrech San Inocencio, "Origen, Configuración y Toponimia de los Barrios Rurales de Puerto Rico" (tesis inédita: 1994), vol. 2, págs. 346-351.

21     Este total incluye tabulaciones de 1846, 1847, 1848, 1853, 1854, y algunos que aunque son del mismo período, no precisan la fecha exacta.

22     La población de Puerto Rico aumentó en un 103 por ciento entre 1834 y 1877. Cayetano Coll y Toste, Reseña del Estado Social, Económico e Industrial de la Isla de Puerto Rico al Tomar Posesión de Ella los Estados Unidos (San Juan: 1899) pág. 27; Conrado Asenjo, Diccionario Geográfico de Puerto Rico (Río Piedras: 1950), Tomo I, pág. 104.

23     Héctor E. Colón Ramírez, Orocovis: 1825-1940 (San Juan: 1982), págs. 106-108.

24     Generoso Morales Muñoz, Orígenes Históricos de San Miguel de Hato Grande (San Juan: 1943) págs. 17-20.

25     Los municipios de Lares, Juncos, Las Piedras, San Lorenzo, Ciales, Aibonito --entre otros-- nacieron de antiguos hatos de Lariz, de Juncos, de Piedras, del Hato Grande, del Hato de los Ciales y del Hato de Aibonito. Junta de Planificación, Mapa de Municipios y Barrios op. cit., Núm. 60, pág. 8; Núm. 50, pág. 6; Municipio de San Juan, Actas del Cabildo de San Juan Bautista de Puerto Rico 1810-1812 (San Juan: 1968) vol. 8, pág 29, vol. 1, pág. 69, vol. 2, págs. 105-106.

26     Juana Gil-Bermejo García, Panorama Histórico de la Agricultura en Puerto Rico (Sevilla: 1970), pág. 213.

27     Una antigua norma definía que "donde un hato de vacas, ovejas u otro ganado estuviese, no se interpusiese hasta el límite de una legua ninguna estancia de labranza, ni otro hato." Por tanto, el tamaño básico de un hato antiguo era de cuatro leguas, o una legua por cada lado. Esto equivale a 2.1 millas cuadradas o más de 500 cuerdas. Por ejemplo, el Hato de la Rivera de Loíza, de Domingo Calderón, tenía 16 leguas en cuadro. Generoso Morales Muñoz, Orígenes Históricos..., op. cit., pág. 57; Juana Gil-Bermejo García, op. cit., pág. 213-214, 216 y 244.

28     Desde el mismo Siglo XVIII, se ha planteado como hecho que la tenencia de vastas extensiones de tierra en hatos ganaderos limitó la capacidad de desarrollo de la colonia de Puerto Rico, al acaparar tierras productivas en actividades pasivas. Esta premisa merece investigación adicional. Ver al respecto, entre otros, a Iñigo Abbad y La Sierra, op. cit., a Cayetano Coll y Toste, ""La Propiedad Territorial en Puerto Rico: Su Desenvolvimiento Histórico", en Boletín Histórico de Puerto Rico (San Juan: 1914) y a Juana Gil-Bermejo García, op. cit.

29     Se estima que para 1775, 82 por ciento de la tierra estaba dedicada a hatos ganaderos, en contraste con 18 por ciento para producción agrícola. Francisco Moscoso, Francisco Moscoso, "Land Tenure and Social Classes in Puerto Rico, 1700-1815", conferencia presentada en el Lehman College del City University of New York en abril de 1992 (multicopia) pág. 7.

30     Salvador Padilla Escabí, "El Poblamiento de Puerto Rico en el Siglo XVIII", Anales, Vol. 1, Núm. 2, 1985, pág. 115. Sobre el mismo asunto Miyares recomienda en 1775 "sólo deben permitirse estas haciendas (los hatos) en tierras inadaptables para estancias". Fernando Miyares González, Noticias Particulares de la Isla y Plaza de San Juan Bautista de Puerto Rico, (San Juan: 1957) pág. 91. Véase también propuesta de 1757 para la demolición de hatos de la Capital y pueblos vecinos y el correspondiente retiro de ganados tierra adentro, en Municipio de San Juan, Actas... op. cit., vol. 2, págs. 166-172, vol.9, págs. 47-49.

31     Ibid., pág. 259.

32     Ibid.

33     La precisión y la buena fe de estos datos han sido cuestionados. Tanto errores de cálculo, como el interés de encubrir mermas de ingresos correspondientes a derechos por hatos y labranzas pueden haber influido sobre su exactitud y veracidad. Cayetano Coll y Toste, "La Propiedad Territorial...." op. cit., págs. 260-270; Juana Gil-Bermejo García, op. cit., págs. 268-269.

34     Pedro Tomás de Córdova, op. cit., Tomo IV, pág. 294.

35     El cuarto es contiguo únicamente entre Sabana Grande y Guánica.

36     Antropónimo es el nombre propio de persona. La Antroponimia es el estudio del origen y significación de los nombres propios de personas. Real Academia Española, Diccionario de la Lengua Española, (Madrid: 1984) Tomo I, pág. 103.

37     Relativo a Luis de Añasco, capitán de la fuerza que organizó Ponce de León para enfrentar la rebelión de los indios de 1511 y participante en los repartimientos de indios de 1509. Cayetano Coll y Toste, "El Alzamiento de los Indios de Boriquén" y "Orígenes del Pueblo de Añasco", en Boletín Histórico de Puerto Rico, op. cit., IX, págs. 342 y 347 y IV, pág. 199.

38     Relativo al colonizador Pedro Luis de Barrasa quien, como parte de los primeros repartimientos, recibió de Ponce de León indios del Cacique Urulloa. Se distinguió en la defensa contra la rebelión de indios de 1511. Vicente Murga y Alvaro Huerga, Episcopologio de Puerto Rico (Ponce: 1990), pág. 137; Manuel Alvarez Nazario, Manuel Alvarez Nazario, El Habla Campesina del País (Río Piedras: 1992) pág. 259.

39     Posible relación con Cristóbal de Guzmán, propietario agrícola de Luquillo, víctima de los Caribes en 1530. Río Grande fue parte de Luquillo hasta 1840. Vicente Murga Sanz, op. cit., I, págs. 268-269; Pedro Tomás de Córdova, op. cit., Tomo I, págs. 72-73; Arturo Santana y Rafael Torrech, Atlas de la Historia de Puerto Rico: desde sus orígenes hasta finales del Siglo XIX, (San Juan: 1990), págs. 54-55.

40     Es posible que tanto la Cuchilla como el Barrio Juan González se refieran al legendario explorador e intérprete que acompañó a Ponce de León y que en 1511 cruzó la cordillera para avisar del alzamiento indígena contra don Cristóbal de Sotomayor. Salvador Brau, La Colonización de Puerto Rico, (Barcelona:1969), págs. 145-147.

41     Puede estar relacionado con Víctor y Juan Guilarte. El primero, junto a Amador de Laris y otros se beneficiaron de los repartimientos del gobernador Juan Cerón en 1509. Se mencionan entre los vecinos que se organizaron contra los ataques de los Caribes. Juan Guilarte de Salazar aparece como dueño de un ingenio para 1600. Por su parte, Muñoz Morales establece el vínculo con Diego de Guilarte. Cayetano Coll y Toste, "Origen Etnológico del Campesino", en Boletín Histórico de Puerto Rico, op. cit., XI, pág. 129; Iñigo Abbad y Lasierra, op. cit., pág. 64; Pedro Tomás de Córdova, op. cit., Tomo I, pág, 62; Juana Gil-Bermejo García, op. cit., pág. 110; Generoso Morales Muñoz, Orígenes Históricos..., op. cit., pág. 53; Salvador Brau, La Colonización...., op. cit., págs. 237-238.

42     Un Juan Alonso, "esforzado colonizador", murió en un asalto de los Caribes poco después de la rebelión indígena de 1511. Iñigo Abbad y Lassierra, op. cit., pág. 59.

43     Posible referencia a Pedro de Avila, uno de los regidores de la Villa de Caparra para 1510. Salvador Brau, La Colonización... op. cit., pág. 177.

44     Vinculado al colonizador Luis Fajardo. Generoso Morales Muñoz, Orígenes Históricos..., op. cit., pág. 53; Salvador Brau, La Colonización.... op. cit., págs. 237-238.

45     Para 1846 aún no existía el Barrio Arrozal, pero se menciona la siembra de arroz en Arecibo. Su origen puede estar relacionado con el Régimen de la Libreta de Jornaleros. En 1850, al ser condenados 39 jornaleros de Arecibo a servir en las obras del camino entre Caguas y Guayama por incumplimiento de sus prescripciones de trabajo, una serie de propietarios arrendaron tierra gratuitamente para que los perjudicados pudieran iniciar labranzas. Entre ellos, Prudencio Rada ofreció 150 cuerdas en el sitio denominado Arrozal, entonces parte del Barrio Miraflores. Fernando M. Pinantel, "Descripción Topográfica de Arecibo", 1846, Departamento de Obras Públicas, op. cit., págs. 43-47; Lidio Cruz Monclova, op. cit., Tomo I, pág. 333.

46     Para 1775, Miyares destaca al cacao como uno de los cultivos de mayor interés en la Isla. En la Segunda Feria Exposición de San Juan de 1854, un vecino de Trujillo Bajo certificó poseer 19,000 matas de cacao en sus predios. El Barrio Cacao fue parte del poblado de Trujillo Bajo desde 1817, y en 1873 pasó a ser parte del municipio de Carolina. Para 1831, de Córdova indica que el cultivo del cacao estaba casi abandonado, a pesar de "los planteles que hubo en otro tiempo". Fernando Miyares González, op. cit., pág. 14; Adolfo de Hostos, Historia de San Juan, Ciudad Murada (San Juan: 1979)pág. 133; Junta de Planificación, Mapa de Municipios y Barrios, op. cit., Núm. 26, pág. 7; Pedro Tomás de Córdova, op. cit., Tomo I, pág. 233.

47     Especie desaparecida, pero abundante en el pasado, según cronistas del Siglo XVIII y XIX. Pedro Tomás de Córdova ubica los flamencos "en los islotes que circundan la Isla." La última que se conoce fue cazada en Vieques en 1940. Augusto Malaret, Vocabulario de Puerto Rico (New York: 1955), pág. 101; Pedro Tomás de Córdova, op. cit., Tomo I, pág. 221.

48     Aparte del árbol, Jácana también es el nombre de un pájaro playero, conocido también como Gallito, aparentemente extinto. Virgilio Biaggi, Las Aves de Puerto Rico (Barcelona: 1974), págs. 153-154; Luis Hernández Aquino, Diccionario de Voces Indígenas (Bilbao:1969),, pág. 213.

49     Por ejemplo Arenales (Isabela), Atalaya (Aguada y Rincón), Hoya Mala (San Sebastián), Montoso (Maricao y Mayagüez), Piedras Blancas (Aguada y San Sebastián), Quemados (San Lorenzo) y Rucio (Peñuelas), entre muchos otros. Atalaya es "una torre, comúnmente en un lugar alto, para registrar desde ella el campo o el mar", para "atalayar o hacer centinela". Hoya significa "hondonada, depresión del terreno por donde generalmente corre agua". Montoso se refiere a montuoso, o "relativo a los montes" o "abundante de ellos". Rucio es de color parecido al oro, usado antiguamente como sinónimo de rubio, alusivo al color de la tierra. Real Academia, op. cit. I, pág. 145; Carlos Gaztambide Arrillaga, Vocabulario Básico del Idioma Español en Puerto Rico (s.l.:1986)pág. 10; Martín Alonso, Diccionario Medieval Español, (Salamanca: 1986), II, pág. 1242; Manuel Alvárez Nazario, La Herencia Lingüística de las Canarias en Puerto Rico, (San Juan: 1972), pág. 102; Julio Cejador y Frauca, Vocabulario Medieval Castellano (Madrid: 1929), pág. 51; Augusto Malaret, op. cit. pág. 926; Manuel Alvarez Nazario, El Habla Campesina..., op. cit., pág. 255; Real Academia, op. cit., II, pág. 1202; Anita Navarrete Luft, Términos Anticuados y en Desuso (Madrid: 1973) pág. 276.

50     Como por ejemplo, Coto Sur (Manatí), Hoyo Mulas (Carolina), Minillas (Bayamón y San Germán) y Sabana Yeguas (Lajas), entre otros. Entiéndase que ya no hay cotos en este barrio de Manatí, mulas ni yeguas de hato en los de Carolina y Lajas, ni minas en Bayamón y San Germán.

51     Abra significa "abertura ancha y despejada entre dos montañas". El uso de esta palabra en las Canarias como término topográfico pudo propiciar su difusión en el Caribe. Posible referencia topográfica al cauce del Río Camuy. Existía como topónimo previo a la fundación de Camuy. Aparece con la grafía Abrahonda en 1878. Real Academia Española, op. cit., I pág. 7; Manuel Alvarez Nazario, El Habla Campesina.... op. cit., págs. 78 y 248; Tomás Navarro, El Español en Puerto Rico, (Río Piedras: 1948)págs. 190-191; Manuel Alvárez Nazario, La Herencia Lingüística..., op. cit, pág. 101; Generoso Morales Muñoz, Fundación del Pueblo de Lares, (San Juan: 1946), pág. 215; Manuel Ubeda y Delgado, Isla de Puerto Rico, Estudio Histórico, Geográfico y Estadístico de la Misma, (San Juan: 1878), pág. 171.

52     En este "alto" terminaba la ruta del ferrocarril de Añasco. Relativo a alturas. Cambios de pronunciación causaron que "Altozano", del antiguo "antuzano" ("atrio o plazuela delante de una casa") sea hoy Alto Sano. Manuel Alvarez Nazario, El Habla Campesina.... op. cit., pág. 255; Carlos Gaztambide Arrillaga, op. cit. pág. 6; Tomás Navarro, op. cit., págs. 200 y 205; Real Academia, op. cit., Tomo I, pág. 103.

53     Aparte del acto de descender, el uso antiguo de "apear" y "apeado", describía andar "a pie" y "hospedarse o alojarse"; además "apeado" (S.XVI) era "reconocer, señalar o deslindar una o varias fincas, sobre todo las sujetas a censo o derecho real" (S.XVI). Anita Navarrete Luft, op. cit., págs. 44-45; Augusto Malaret, Diccionario de Provincialismos de Puerto Rico (San Juan:1917), pág. 22; Martín Alonso, op. cit. I, pág. 334.

54     Uso anticuado que significa "camino, sendero, especialmente el amplio". Así se llamaba a los antiguos "caminos reales". Carreires, en Francia, son los pasos separados para los rebaños trashumantes. En 1735, el Cabindo de San Germán, señalaban que entre abril y agosto ¨tienen las crianzas (de los criaderos) sus carreras en busca de sustento". En el caso de Arecibo, el camino sería el cauce del Río Grande o la actual Carretera Núm. 10 (Arecibo a Ponce); y en Añasco existía para 1948 un "camino de Carreras" en el barrio homónimo. Para 1804 el barrio de Arecibo se conocía como Barrio Jagua, por lo que el topónimo es reciente. Julio Cejador y Fraura, op. cit., pág. 93; Martín Alonso, op. cit., I, pág. 636; Real Academia, op. cit., I, pág. 280; Marc Bloch, op. cit., pág. 470. Aida Caro Costas, Legislación... op. cit., pág. 60; Junta de Planificación, Mapa de Municipios y Barrios, op. cit., Núm 16, pág. 18; Eileen Y. Cruz Ramírez, Arecibo: Notas para su Historia (San Juan: 1986), pág. 24.

55     Cejas significa "lista o banda de nubes que suele haber sobre las cumbres de los montes", "parte superior o cumbre del monte o sierra", y "camino estrecho, senda o vereda en una faja de bosque". También denomina los densos bosques tropicales montañosos, a modo de "ceja de la montaña". Real Academia, op. cit., pág. 299; Manuel Alvarez Nazario, El Habla Campesina.... op. cit., pág. 255; L. Dudley Stamp, Stamp, L. Dudley, editor, A Glossary of Geographical Terms. Nueva York: 1961. 539 págs.pág. 97; Pedro Vázquez Urbina, Historia de Cidra -1807-1991, Otros Aspectos Sociales, Económicos y Culturales de Puerto Rico (Río Piedras: 1991), Segunda Parte, pág. 64.


56     Se refiere a algo con una o más corcovas o curvas. El uso original "corcovear" describe una curvatura o un bulto que altera una forma. El uso jíbaro "corva" es sinónimo de hoz. Es también un tipo de pez. La grafía del nombre ha variado: en la segunda mitad del Siglo XIX era "Corcobada", durante el Siglo XX fue "Corcobados", y en 1947 cambió a "Corcobado". Real Academia Española, op. cit., I, pág. 378; Anita Navarrete Luft, op. cit. pág. 106; Rubén del Rosario, Vocabulario Puertorriqueño (Shanan: 1965), Vol. I pág. 107; Pedro Tomás de Córdova, op. cit., Tomo III, pág. 136; Junta de Planificación, Mapa de Municipios y Barrios, op. cit., Núm. 63, págs. 6-7.

57     Entre campesinos se le dice gato a aquella porción de terreno "difícil de trabajar y de peor rendimiento". Aníbal Díaz Montero, Del Español Jíbaro - Vocabulario (San Juan: 1979), pág. 66.

58     Una "sima que penetra en dirección vertical y por lo común en terreno peñascoso", también "sumidero natural" o "manantial encharcado". De uso similar en Las Canarias, y con orígenes en León, Portugal y Galicia. Real Academia, op. cit. vol I, pág. 667; Manuel Alvárez Nazario, La Herencia Lingüística..., op. cit., págs. 102-103.

59     Referencia a terreno montañoso. Pica es "lanza larga... y aguda en el extremo superior". Como uso local describe un camino en pendiente. Por ejemplo, a inicios del Siglo XIX se señalaba que los caminos de Puerto Rico "apenas son otra cosa que veredas o picas", por lo tupido de los bosques y la dejadez de los vecinos por mantenerlos abiertos. Real Academia, op. cit., II, pág. 1054; Manuel Alvarez Nazario, El Habla Campesina..., op. cit., pág. 255; Eileen Y. Cruz Ramírez, Arecibo: Notas para su Historia (San Juan: 1986), págs. 12 y 15; Pedro Tomás de Córdova, op. cit., Tomo II, pág. 127.

60     En lengua indígena, Tibe es la piedra dura y lisa que se halla en el cauce de los ríos, que usaban los campesinos para amolar sus machetes. Luis Hernández Aquino, op. cit., pág. 314.



Share with your friends:




The database is protected by copyright ©essaydocs.org 2020
send message

    Main page